Evaluación del proyecto “114 Viviendas por autoconstrucción – Barrio Esteban Napal – Bahía Blanca”

mayo 21, 2009 at 9:02 pm

INTRODUCCION[1]

 ANTECEDENTES DEL PROYECTO HABITACIONAL

 

Vinculación del Proyecto con Cáritas Bahía  Blanca

En la ciudad de Bahía Blanca existe un importante déficit habitacional generado, entre otras cosas, por la escasez de implementación de políticas de hábitat popular de parte del estado en sus tres niveles (nacional, provincial y municipal). Desde el retorno de la democracia en 1983 prácticamente no se han realizado emprendimientos habitacionales populares en el Partido de Bahía Blanca.

Esta situación llevó a instituciones no gubernamentales como Cáritas a asumir un papel importante para al menor comenzar a dar respuesta al déficit habitacional instalado en los sectores populares.

De esta manera, desde comienzo de los ‘90 Cáritas Bahía Blanca comienza a realizar pequeños planes de vivienda (Procasa II: 22 viviendas; Procasa III: 28 viviendas; Bo. Cáritas: 26 viviendas; Autoconstrucción: 12 viviendas;  Plan solidaridad: 36 viviendas) y otros empredimientos de hábitat como un proyecto de Lotes Con Servicios para 59 familias y un programa de fondo rotativo solidario de materiales llamado “construyendo entre todos” a través de 10 equipos barriales de vivenda, gestado en conjunto con otras instituciones sociales de la ciudad.

Viendo que la demanda habitacional popular seguía aumentando y la respuesta del Estado continuaba demorada, se decidió solicitar al Municipio tierras para gestar un nuevo emprendimiento en el sector suroeste de la ciudad, una de las zonas con mayor demanda.

Por ello,  en noviembre del año 2002 se firma un convenio entre Arraigo y Municipalidad de Bahía Blanca donde se le asigna a este último la responsabilidad de realizar un emprendimiento constructivo popular para 114 familias en siete manzanas ubicadas entre las calles Tierra del Fuego, Fitz Roy, Nueva Provincia y Undiano. En el mismo acto el Municipio firma otro convenio de transferencia de tal responsabilidad a favor de Cáritas Bahía Blanca.

Nacimiento de Ser Comunidad

Teniendo en cuenta la complejidad y el profesionalismo que hace falta para asumir y concretar proyectos habitacionales de tal naturaleza, se reflexiona en el seno del Arzobispado de Bahía Blanca la posibilidad de gestar un nuevo espacio institucional que asuma tal tarea. Es así que, con la anuencia de Cáritas Bahía Blanca, nace la Asociación Civil Ser Comunidad, cuyos integrantes en su mayoría fueron directivos de Cáritas en la década del ’90 y/o integraron el Area Vivienda de dicha institución.

El primer acuerdo que se plasma consiste en transferir la responsabilidad de la operatoria de 114 unidades habitacionales a Ser Comunidad.

Primeros intentos de concreción del proyecto habitacional

Una vez obtenida la tierra y gestada la Asociación Civil Ser Comunidad, se comienza con la tarea de buscar financiación para realizar 114 viviendas.

Primeramente se comienza a gestar con el Instituto Provincial de la Vivienda una operatoria habitacional. La perspectiva que se da desde el IPV es muy buena ya que se estaba lanzando un nuevo programa llamado “Nuestras barrios, hogares y pueblos”. Como requisito de acceso a la operatoria, se pide a Ser Comunidad que participen de una capacitación anual desde donde se concretaría el proyecto.

La capacitación mencionada se hace durante el año 2003. Se exige que se constituya el equipo técnico, desde donde se hace un prototipo habitacional y se comienza a armar una carpeta.

Viendo la inminente concreción del programa provincial el equipo capacitador del IPV pide que se aceleren los tiempos de cada proyecto, solicitando a la brevedad que Ser Comunidad seleccione a los beneficiarios. A pesar de no querer realizar ello hasta que no se concrete la financiación, las circunstancias obligan a Ser Comunidad a proceder a la selección de los beneficiarios.

Luego de un largo proceso de selección de las familias (ver apartado siguiente), el IPV comunica a Ser Comunidad que, por razones políticas, el programa provincial queda sin efecto.

Ante esta realidad, Ser Comunidad se vio en la obligación de buscar otras alternativas. Para ello a principios del 2004 apeló a presentar al programa “Manos a la Obra” del Ministerio de Desarrollo Social un fondo rotativo solidario de materiales de un crédito inicial de $ 1.000 a cada familia. La intención es brindar dicha ayuda a la comunidad beneficiaria, con el compromiso de construir en base al prototipo constructivo diseñado por el equipo técnico.

La aprobación de esta nueva alternativa de financiación se fue dilatando en el tiempo sin lograr una respuesta positiva, hasta que en octubre de 2.004 llegó la propuesta de Cáritas Argentina se sumarse al “Programa Cáritas” con el Ministerio de Planificación Federal de la Nación. En diciembre del mismo año el equipo técnico participó de un encuentro de capacitación del programa, realizado en Buenos Aires. A principios del 2005 se presentó una carpeta técnica, que fue aprobada por el Ministerio de Planificación Federal en marzo de 2005, comenzando a construir en setiembre de 2005.

El plan de viviendas fue previsto construirse en 12 meses, demorándose en realidad 18 meses, concluyendo la fase constructiva en diciembre de 2006, realizándose la infraestructura (agua, energía eléctrica, gas natural y desagües cloacales, con fondos del Ministerio de Planificación Federal, gestionados por la Municipalidad de Bahía Blanca) en el primer cuatrimestre del 2007.

 

 

Selección de los beneficiarios

Para seleccionar a los beneficiarios se llevó el realizó el proceso de selección con la participación inicial activa de las organizaciones sociales más importantes de la ciudad. Se llevó la propuesta al Consejo Distrital de Políticas Sociales a mitad del año 2003 presentando los requisitos de acceso a la operatoria, los cuales eran:

 -          No tener ni terreno ni vivienda propia

-          Tener disponibilidad de irse a vivir a la vivienda o lote a la brevedad.

-          Participar de espacios organizativos y deliberativos comunitarios

-          Participar de trabajos comunitarios

-          Tener voluntad de pagar el terreno y la vivienda en cuotas accesibles.

 Teniendo en cuenta tales requisitos se le dio un cupo a las organizaciones sociales participantes para que envíen a potenciales beneficiarios a alguna de las tres reuniones informativas realizadas en octubre de 2003. Participaron en total 500 familias interesadas.

En dichas reuniones se presentaron las características del proyecto y la modalidad de autoconstrucción. Se le dio una cartilla para que reflexionen en familia si la propuesta era acorde a sus necesidades y, en caso afirmativo, se los invitó a volver para realizar una preinscripción, dándoles un número para ello. Del total regresaron 301 familias a preinscribirse donde se les aplicó una encuesta a modo de declaración jurada.

Posteriormente se tabuló la información y se asignó un puntaje a cada item. De acuerdo a ello se conformaron a principios del 2.004 un listado de 114 titulares y otro de 187 suplentes. No obstante, luego de ello, los tres asistentes sociales visitaron a todas las familias pre inscriptas para corroborar si la información proporcionada por cada familia correspondía a la realidad.

 En cuanto a las categorías descriptas, cabe aclarar algunas cuestiones:

-          cuando se menciona a “colegio adultos” se refiere al CENS Nº 454, institución secundaria de adultos dependiente de Cáritas, que funciona en el mismo edificio donde se encuentra la sede de SER COMUNIDAD.

-          Por “terceros” entendemos beneficiarios que llegaron al proyecto porque le informaron sus pares y fueron finalmente aceptados en el listado.

-          Para el cuadro se tomó solamente los datos de los beneficiarios titulares.

-          La Municipalidad de Bahía Blanca derivó familias solamente desde las salas médicas.

-          A la Federación de Sociedades de Fomento se le dio un cupo pero la información no llegó a las sociedades de fomento del sector.

 

Proceso de deserción de los beneficiarios

 Como toda operatoria habitacional, se fue realizando un desgranamiento del listado de titulares. Al respecto:

 -          Desde la elaboración del listado de titulares a la confirmación de la aprobación del crédito de parte del Ministerio de Planificación Federal de la Nación, transcurrieron 14 meses. En ese lapso renunciaron o fueron dadas de baja por incumplimiento 37 familias (32,5% del total).

-          A partir de la confirmación del crédito al inicio de la construcción (4 meses) renunciaron 8 familias (7% del total).

-          A partir del inicio del proceso constructivo hasta el final, fueron dadas de baja dos familias por incumplimiento y transgresión a las normas estipuladas. (1,75%)

-          En síntesis: desde la creación del listado de titulares a la culminación del proceso constructivo renunciaron 47 familias (41%)

 

En cuanto a los motivos de las bajas:

 - 49% fueron dados de baja por inasistencias reiteradas a las asambleas.

- 11,60% emigró a otra ciudad

- 11,60 % resolvió su problema habitacional por otros medios

- 2,65% optaron por otro proyecto constructivo (del municipio)

- 2,65% fallecimiento

- 2,65% desinterés en continuar con el proyecto

- 0,90% desmembramiento del grupo familiar

- 0,90% se descubrió que tenía vivienda propia

- 0,90% robo de dinero del proyecto.

 

 1. ASPECTO VIVIENDA [2]

 

1.1.     DIMENSION SEGURIDAD JURÍDICA

 

1.1.1.  Subdimensión Proceso de acceso a la posesión legal de la tierra y la vivienda

 

El plan de viviendas fue construido en tierras del Estado Nacional (administrado por la Comisión Nacional de Tierras Fiscales – Ex programa Arraigo). Arraigo firmó un acta de acuerdo con la Municipalidad de Bahía Blanca (MBB) y a su MBB firmó un convenio (con la ordenanza y decreto reglamentario correspondiente) con Ser Comunidad para ejecutar el proyecto habitacional.

La transferencia de Arraigo hacia MBB y a su vez a Ser Comunidad es para la construcción de las viviendas. No se realizó la transferencia de las tierras, ya que Arraigo se las venderá directamente a los beneficiarios.

A la fecha, los vecinos cuentan con un convenio entre cada familia y Ser Comunidad, donde se los reconoce beneficiarios, se fijan derechos y obligaciones de ambas partes y se deja por escrito el monto de la vivienda que tendrán que pagar, al igual que su compromiso de pago con el terreno con Arraigo.

 

En cuanto a la procedencia de las familias, el 64% de las familias vivían en viviendas cedidas, en tanto el 18% alquilan y otro 18% provienen de viviendas que han usurpado.

En el proceso de inscripción, el 60% manifestaron estar en una situación de desalojo inminente.

 1.1.2.  Subdimensión Situación Impositiva

 A la fecha los vecinos no han empezado aún a pagar impuestos, servicios o tasas municipales.

No obstante, realizaron algunos aportes definidos en el proyecto, como ser:

 

-   Fondo por imprevistos: cada familia pagó 200$ (en 8 cuotas) para generar un fondos de imprevistos para el momento de la instalación de los servicios básicos (porcentaje de incobrabilidad: 2 %)

-   ahorro previo: se acordó con los vecinos comenzar a pagar las viviendas al momento de ocuparlas. Sin embargo se optó también por empezar a realizar un ahorro previo ya que se implementará como sistema condonar la cuota Nº 12 de cada mes a aquellos que en el mes 11 tengan todas las cuotas del año pagas. El ahorro previo permitirá a los que no alcanzan tal cumplimiento, poder utilizar este ahorro como alternativa, para beneficiarse con la quita mencionada. (porcentaje de incobrabilidad: 42% sobre seis cuotas)

-   pago de serenos: hay vecinos que cuidan la obra por las noches, a cambio de una contribución, que aportan los vecinos. (porcentaje de incobrabilidad: 55%)

 

 

1.2.     DIMENSIÓN CARACTERÍSTICAS DE LA UNIDAD HABITACIONAL

 

1.2.1.  Subdimensión Superficie y diseño

 La superficie total de la unidad habitacional es de 65,84 mts.2. Está compuesto por cocina/comedor (18.80 mts2.), baño (3,70 mts.2) y tres dormitorios (uno de 11,90 mts.2 y dos de 9,80 mts.2 cada uno). Se previó en uno de los laterales de la vivienda dejar las instalaciones necesarias para instalar el lavadero.

De las viviendas que fueron ocupadas a la fecha, todos la utilizan en base a lo diseñado.

 

1.2.2.  Subdimensión Condiciones ambientales de habitabilidad

 La vivienda cumple con todas las condiciones de habitabilidad pedidas por el código de edificación local, en cuanto a iluminación, ventilación y aislación acústica, hídrica y térmica. Además el prototipo fue supervisado por la Secretaría de Vivienda de la Nación.

 1.2.3.  Subdimensión Instalaciones y servicios internos en la unidad

 Todas las viviendas cuentan con instalación domiciliaria definitiva de agua potable, energía eléctrica, gas natural y evacuación de efluentes.

En cuanto a la extensión de las redes de los cuatro servicios mencionados, todos están siendo gestionados, con la financiación del Estado Nacional (Ministerio de Planificación Federal). El trámite se encuentra en este momento avanzado, esperando obtener un último trámite (la no objeción financiera) habiéndose ya realizado la licitación pública, estando la empresa a la espera de los inicios de obra.

Las familias que actualmente están viviendo están utilizando el agua y la energía eléctrica de la red, en tanto el gas utilizado es envasado y los líquidos efluentes los tratan a través de pozo absorvente.

 

1.2.4.  Subdimensión Características de la construcción

 En cuanto a la construcción, la vivienda es de tipo tradicional, de tipo húmeda, utilizándose los materiales convencionales (áridos, cemento, cal, hierro, ladrillos huecos, en medianera ladrillos comunes, cielorraso de machimbre con cobertura de chapa). La calidad de los materiales empleados es muy buena, siendo en su gran mayoría de marcas reconocidas.

La forma de producción es individual. Cada familia se le otorgó un subsidio para que se autoconstruya y no deserte de la obra por una necesidad monetaria o bien utilizó dichos fondos para contratar a una cuadrilla. Al respecto:

-   sólo en un 6,14% de los casos, los jefes de hogar se autoconstruyeron desde el principio al final.

-   Un 13,15% se autoconstruyó en algún momento de la obra, pero como ayudante, no como oficial albañil.

-   Un 8,77 % tenía como oficial albañil a un familiar directo, no convivente.

-   Un 8 % colocaron en la cuadrilla a un hijo del grupo familiar convivente beneficiario como ayudante.

 

Cabe aclarar que la calidad de mano de obra de los propios beneficiarios fue regular a mala. Solo existieron dos o tres casos de albañiles calificados entre los beneficiarios.

 

En cuanto a la conformación de las cuadrillas, las mismas rondaban en las dos o tres personas por casa. 14 menores formaron parte de algunas de las cuadrillas, teniendo en promedio 16 años de edad. La necesidad de enseñar el oficio y de que no permanezcan deambulando por las calles del barrios fueron dos de las principales razones de estar trabajando en el barrio.

Por último, cabe aclarar que en el tiempo que transcurrió el plan (18 meses aproximadamente) el 86% de las casas sufrió cambio parcial o total de la cuadrilla. La alta movilidad de las cuadrillas generó varios inconvenientes, no sólo en la consolidación del grupo humano abocado a la tarea sino también, por ejemplo, en garantizar que todos estén en la obra asegurados. Al respecto existieron sólo dos casos de albañiles lesionados en dedos de sus manos, ambos cortados por la  utilización de amoladoras para cortar tirantes del techo.

 

En lo que hace al tiempo de ejecución, inicialmente se previó 12 meses, (aunque por un desentendimiento administrativo a nivel nacional, se puso 8 meses). Sin embargo la obra se extendió 18 meses. El nivel de ejecución en este momento es del 95 % de avance de obra.

 

 

1.2.5.  Subdimensión Costos y financiamientos

 

El costo de construcción presupuestado por unidad es de $ 34.982.- El valor final es similar.

En cuanto a otras fuentes de financiamiento, a través de la Municipalidad de Bahía Blanca se obtuvo  ante el Ministerio de Planificación Federal la financiación para la extensión de las redes de los cuatros servicios básicos. (aproximadamente 1.500.000 pesos)

Además la Municipalidad de Bahía Blanca hizo la mensura, nivelación y apertura de calles previsto en 200.000 $.

Cabe aclarar que parte del costo por unidad se logró, entre otras cosas porque los vecinos realizaron algunos trabajos voluntarios, tales como las zanjeo para cimientos, veredas perimetrales y pintura de toda la vivienda.

Otro aporte realizado por las familias consistió en la constitución de un fondo de 200 $ por familia para imprevistos (en total 22.800$), fundamentalmente vinculados al momento de extensión de la infraestructura básica.

 

 

1.2.6.  Subdimensión Características de la inserción de la vivienda.

 

El plan de viviendas realizado es de tipo colectivo. Las casas están dispuestas en el conjunto de modo apareado. En cuanto a las medianeras de las casas, se entregan sin materializar, aunque en el sector de entrada se hizo un muro medianero de un metro de alto y alambres tensados para poner enredaderas y otras plantas para división.

En cuanto a la imagen urbana – barrial resultante, los vecinos entrevistados coinciden en responder que se logró algo altamente positivo, estando integrado al barrio circundante de buen modo, a pesar de las resistencias iniciales de dicho sector, que se resistió activamente para que el barrio no se haga por temor a la resultante constructiva y al tipo de moradores que en él vivirían.

 

 

1.3.     DIMENSIÓN CONDICIONES DE USO DE LA VIVIENDA

 

1.3.1.  Subdimensión Déficit habitacionales

 

En general el uso de la vivienda es unifamiliar.

En cuanto a la conformación de las familias beneficiarias, el 57% de las mismas tienen dos, tres o cuatro miembros (lo que figura en el gráfico con gamas de grisados). Un 31% tienen entre cinco y seis miembros (en negro y blanco), en tanto el 22% restante tienen siete o más miembros.

 

 

 
.

 

 

Por otra parte, el 31,5% de los hogares (36 familias) está presidido por una mujer cabeza de hogar. Existen además un 2,6% (3 familias) constituído por un solo progenitor varón, a cargo de la familia.

 

En cuanto al grado de satisfacción de las familias moradoras, todas las entrevistadas han coincidido en estar satisfechas con la vivienda, al igual que con el barrio y el proceso de construcción. Presentamos uno de los testimonios de los beneficiarios que resume el sentir de los entrevistados: “Estuvo organizado, bien hecho. En otras obras se roba muchos materiales. Las empresas hacen las casas, mezquinan materiales y después se “rajan”. Acá nada de eso pasó.

 

 

2. ASPECTO DESARROLLO URBANO

 

2.1.  DIMENSIÓN LOCALIZACIÓN Y PROPUESTA DE UBICACIÓN

 

2.1.1. Subdimensión Aptitud técnica de la localización

 

El barrio está ubicado a 18 cuadras del centro de la ciudad. Apenas a dos cuadras del barrio se encuentra la Avenida Colón, principal vía de acceso de la ciudad, ingresando por ruta 3 sur y a dos cuadras de la Avenida Arias y Undiano, que conducen al Puerto de Ingeniero White.

Las siete manzanas que conforman el barrio lindan con el barrio San Martín, integrada por población de clase media baja, que data de hace 50 años. Sobre uno de los laterales del plan de viviendas existe asfalto.

En cuanto a los sectores de procedencia de donde provienen los beneficiarios, el 57% de la población vivían antes de la inauguración del barrio a menos de 20 cuadras del mismo.

La población de origen no provienen de un sector en particular, sino es población dispersa.

 
 

 

En cuanto a las características morfológicas del barrio, es un conjunto habitacional, cuyas viviendas fueron construidas en forma apareadas sobre el eje medianero, teniendo en el otro extremo del terreno, una pasada para vehículos y para realizar futuras posibles ampliaciones.

El complejo cuenta además con un centro comunitario construído por la Asociación Civil Ser Comunidad, ubicado en el centro del barrio, que ya está en uso.

 

 

2.1.2. Subdimensión Valoración del sitio

 

El conjunto habitacional fue levantado sobre un macizo sin urbanizar, limitando con un sector urbanizado. Es decir que si bien la tierra es muy valorada en la ciudad por la ubicación que se encuentra, la urbanización realizada (apertura de calles, extensión de redes, etc.) ha valorizado mucho más cada parcela.

Si bien no se sabe aún el valor de la tierra que fijará el Estado para la venta (está en proceso de tasación), en el sector el valor de un terreno ronda los 13.000 U$D. Se estima que el valor de venta será mucho menor al valor de mercado de las parcelas en el sector.

 

 

2.1.3. Subdimensión Integración Urbana

 

Cuando se inició el proyecto habitacional, se visitó a la sociedad de fomento del sector, comentando que se iba a ser un proyecto constructivo, donde se estaba gestionando con el IPVBA un crédito para hacer parte de la vivienda, quedando bajo la responsabilidad de los vecinos el completamiento del prototipo constructivo. Inclusive se planteó la posibilidad de que la gente viva en la parcela mientra construya, como se ha hecho con éxito en otros barrios de la ciudad (operatoria lotes con servicios). Esto generó cuestionamientos en los vecinos del sector, que llevó a la Asociación Civil a replantear el proyecto y pensar el ingreso de la familia al lote para vivir solamente cuando esté la casa terminada.

No obstante la noticia de que se iba hacer un barrio en el sector generó  un rechazo en los barrios lindantes circundantes, sobre todo el barrio San Martín, donde habitan familias de clase media, que veían amenazados su existencia y bienes en el sector. Planteaban que se iba a desvalorizar sus bienes por la presencia de este nuevo barrio e iba a incrementarse la delincuencia.

Esto generó, antes de empezar la construcción del plan, una serie de reuniones entre los vecinos de los barrios lindantes, autoridades municipales y directivos de Ser Comunidad, todas estas muy tensas.

Hasta llegó el tema a los medios de comunicación, rechazando los vecinos la creación del nuevo barrio.

Ante esto, la actitud de Ser Comunidad fue no salir por los medios a responder los planteos de tinte “xenófobos” de los vecinos y prestarse a participar a cuanta reunión se gestara para apostar al diálogo y la persuasión.

Luego de que el barrio se fue gestando, los ánimos se fueron aplacando. Inclusive hubo vecinos de los barrios circundantes, otrora detractores del proyecto, que se acercaron a reconocer ante Ser Comunidad, el error en que habían incurrido.

Los vecinos que viven actualmente en el nuevo barrio suelen comentar episodios actuales positivos con los vecinos del barrio circundantes. Comentarios como por ejemplo: “¿Así que ustedes viven en el nuevo barrio?. Pensar que yo estaba encargada en mi manzana en juntar firmas para que no se haga el barrio y ahora le doy clases particulares a tus hijos. Cómo cambian las cosas…”

En cuanto a la sensación actual de los nuevos vecinos que residen en el sector, en general es de gran satisfacción.

 

 

2.2.   DIMENSIÓN INFRAESTRUCTURA URBANA

 

Si bien a la fecha no se han tendido todas las redes de servicios básicos (agua potable, energía eléctrica, gas natural y desaguas cloacales) ya se ha  realizado la licitación pública de los cuatro servicios y se ha firmado el convenio de ejecución de las obras, que permitirá en breve contar todas las viviendas con la infraestructura ideal. La obra está prevista a concretarse en 150 días a partir de la fecha.

 

 

2.2.1. Subdimensión Agua potable

 

Con respecto al agua potable, apenas a dos cuadras del barrio pasa un viaducto, que permite que el barrio tenga abundante agua con buena presión.

 

2.2.2. Subdimensión Energía eléctrica

 

 A tres cuadras del barrio hay una estación transformadora importante, desde donde se proveerá de energía al barrio.

 

2.2.3. Subdimensión Vías de circulación

 

Si bien el barrio no cuenta con asfalto ni cordón cuneta (salvo sobre uno de sus laterales), en su entorno las calles son de asfalto. El estado de conservación de las vías de circulación es bueno.

 

 

2.2.4. Subdimensión Desagües cloacales y pluviales

 

Los desagües pluviales están articulados con las redes de la ciudad. El tipo de desagüe  es por la red vial. El sistema aún no es el adecuado puesto que las calles del barrio naciente no están aún asfaltadas ni con cordón cuneta.

En cuanto a los desagües cloacales, los primeros vecinos que se fueron a vivir al barrio, mientras se están gestando la obra, están utilizando pozos ciegos.

 

2.2.5. Subdimensión Gas

 

Mientras se realiza la obra de gas natural, los vecinos se provisionan con gas envasado (garrafa)

 

2.2.6. Subdimensión Alumbrado Público

 

En el sector se cuenta con alumbrado público. En el barrio la iluminación pública es mediante el medidor de obra hasta tanto se termine de hacer la red de energía. Luego formará parte del servicio de alumbrado público de la municipalidad.

 

 

2.2.7 Subdimensión Espacios verdes

 

Uno de los extremos del barrio está delimitado por vías del FFCC en desuso. Del otro extremo del terraplén los vecinos del barrio circundante han hecho una plazoleta. Los vecinos prevén realizar de este lado algo similar.

A tres o cuatro cuadras circundantes hay tres plazas y plazoletas más.

Dentro del nuevo barrio se afectó un sector para espacio comunitario. En dicho lugar se levantó un salón de usos múltiples (SUM) siendo utilizado actualmente por el proyecto y los vecinos en modo personal y comunitario.

 

 

 

2.3.   DIMENSIÓN EQUIPAMIENTO

 

2.3.1. Subdimensión Tipo de Equipamiento

 

En general el complejo habitacional creado está inserto en una zona provista de la gran mayoría de equipamientos necesarios para una comunidad.

En la misma operatoria se realizó un salón de usos múltiples de 5 x 10 metros en un solar de 40 x 50 mts.

A tres cuadras de las 114 viviendas se encuentra la sede de la sociedad de Fomento del Barrio San Martín, con amplias y cómodas instalaciones que datan de varias décadas. En el mismo lugar se encuentra la sala médica, atendida por la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Bahía Blanca.

A cuatro cuadras se encuentra el club de básquet Estrella.

Además cuentan con un centro para la tercera edad a tres cuadras llamado “Cabellos de plata”. 

En cuanto a lo pastoral, a siete cuadras se encuentra la Parroquia Nuestra Señora de Pompeya  y a ocho cuadras la capilla San Francisco Javier, dependiente de la mencionada parroquia. Se están realizando gestiones para construir a dos cuadras del barrio otra capilla.

En cuanto al equipamiento comercial, como dijimos, el centro de la ciudad se encuentra a 18 cuadras, existen supermercados importantes a 3 cuadras, despensas a una cuadra, casas de ropa a 4 cuadras, casa de materiales de construcción a 11 cuadras

Al consultarles a los vecinos respecto si falta algún equipamiento comunitario en el sector, todos coincidieron en señalar que “tiene de todo”.

 

2.4.   DIMENSIÓN SERVICIOS

 

2.4.1. Subdimensión Sistema de transporte

 

En cuanto al transporte público de pasajeros, una línea de colectivos pasa a una cuadra y dos líneas más a dos cuadras de distancia. La frecuencia de recorrido, en promedio es de 10 minutos.

 

 

2.4.2  Subdimensión Servicio de Recolección de residuos

 

Aún no se han gestionado tratativas para que el servicio de recolección de residuos pase por adentro del barrio, aunque el compromiso municipal ya está dado por escrito para que ello se cumpla. Mientras tanto los vecinos han organizado depósitos comunitarios en uno de los límites del barrio, por donde pasan los camiones recolectores todas las noches.

 

2.4.3. Subdimensión Servicio de Telefonía

 

Los vecinos no cuentan aún con teléfonos domiciliarios. Sin embargo existe a dos cuadras de distancia teléfono público y a cuatro cuadras cabinas telefónica con servicio de internet.

 

2.4.4. Subdimensión Servicio de Seguridad

 

En cuanto a la seguridad existen recorridos periódicos en vehículos por parte de la policía. Cada vez que ha habido algún episodio de robo en la obra, la policía ha respondido al llamado de los vecinos y serenos. En cuanto a la seguridad privada, mientras se ejecutó el plan, los vecinos pagaron por las noches a dos pares para que hagan trabajo de sereno. Por las tardes y los fines de semana los vecinos cuidaron la obra como parte del trabajo comunitario voluntario.

 

2.4.5. Subdimensión Servicio de Salud

Como se planteó anteriormente, a cuatro cuadras del barrio se encuentra una sala de primeros auxilios. A 30 cuadras existen servicios hospitalarios público de baja complejidad. A una distancia similar se encuentra el Hospital Municipal “Leónidas Lucero”.

A cuatro cuadras los vecinos cuentan con una farmacia.

 

2.4.6/7 Subdimensión Servicio Educativo y otros servicios sociales

 

Apenas a dos cuadras del barrio existen un establecimiento educativo primario con EGB 1,2 y ESB. A cuatro cuadras hay un jardín de infantes estatal.

A ocho cuadras existe un colegio técnico privado (salesiano) aunque gratuito.

Varios institutos terciarios se encuentran a 20 cuadras y la universidad Nacional de Sur (UNS) se encuentra a 40 cuadras.

A tan solo ocho cuadras existe un complejo educativo de adultos, donde funciona un anexo primario y un colegio secundario llamado CENS Nº 454. En el mismo edificio funciona la sede de la Asociación Civil Ser Comunidad. Dicho establecimento es propiedad del Arzobispado de Bahía Blanca y administrado por Cáritas  B.Blanca.

 

 

3. ASPECTO OCUPACIÓN

 

3.1.   DIMENSIÓN GENERACIÓN DE LA OCUPACIÓN

 

3.1.1. Subdimensión Empleo Formal

 

El programa de viviendas “Caritas” ha permitido contar con la posibilidad de un subsidio para contratar a terceros. Esto permitió entre otras cosas que la construcción de su vivienda no comprometiera el trabajo estable de los beneficiarios. Además permitió incrementar los ingresos de varios comercios de la ciudad, lo que supuestamente generó a su vez mayor estabilidad laboral formal en sus empleados.

 

 

3.1.2. Subdimensión Empleo Informal

 

En cuanto al empleo informal generado, el sistema autoconstructivo subsidiado generado (es decir poder trabajar el beneficiario o contratar a terceros) ayudó a los beneficiarios a trabajar en momentos de desempleo y a contratar a terceros en momentos de conseguir mejores empleos fuera de la obra o ante la falta de capacitación en algún aspecto.

 

 

3.1.3. Subdimensión Emprendimientos Asociativos

 

A partir de la implementación del programa no se han generado emprendimientos productivos. Esto puede ser considerado como un impacto negativo de la operatoria ya que inicialmente se preveía dos cuestiones relativas a esta variable, a saber:

- generar cursos de formación profesional en algunos ítems de la obra, para calificar mano de obra de los beneficiarios, a partir del proceso autoconstructivo (para ello se tramitaron cursos de FP de cloaquista, sanitarista y pintura de obra, sin lograr concretarlos).

- contribuir en la reactivación de un centro de producción perteneciente a cuatro cooperativas populares (generadas por planes de vivienda del ex – programa Arraigo) a partir de la compra o elaboración conjunta entre beneficiarios y operarios del centro, de algunos insumos, como ser losetas, bloques de cemento, etc. Sin embargo, por una cuestión de operatividad, se optó por comprar los productos en vez de elaborarlo (puesto que esto se consideraba iba a restar celeridad a la ejecución de la obra, además de la incertidumbre que generaba la calidad del producto a lograr).

En este segundo aspecto no obstante, una cosa que se hizo fue incorporar a dos de los operarios del centro de producción como capacitados y encargado de depósito del proyecto, como una manera indirecta de apoyar la continuidad del espacio productivo, ya que se cree que servirá a futuro como un ámbito de generación de trabajo para el barrio que se ha gestado.

 

 

4. ASPECTO PSICO-SOCIAL

 

4.1.  DIMENSIÓN AUTOESTIMA

 

En esta dimensión se vieron reflejados los cambios alcanzados a nivel personal y familiar de quienes participaron del Proyecto.

Entre éstos se han mencionado como favorable la tranquilidad, la comodidad, la privacidad y la importancia de “lo propio”. Dicho en palabras de los entrevistados: “Mejora el ánimo”; “Tener la casa propia es muy importante para la familia”.

En cuanto a los cambios desfavorables se nombran aquellos propios que conlleva el desarraigo de un lugar y la apropiación de otro. Por ejemplo las familias que tienen gran número de chicos en edad escolar aluden la dificultad de sus hijos para adaptarse a las instituciones escolares y los trastornos que les genera la distancia a quienes no los han cambiado.

También están aquellos que no encuentran en el Barrio donde se insertó el Proyecto los recursos que den cause a las necesidades de salud del grupo familiar. Referido esto principalmente a los profesionales de las salas médicas.

El conjunto de los vecinos coincidieron que se sienten bien en la vivienda y en el Barrio. Entre las razones para la primera, la mayoría expresa que “es un adelanto grande para la familia”, “que es algo propio”, “que es la base de la familia”. Un vecino dijo sentirse regular por las imperfecciones con las que se ha encontrado en la vivienda. Cabe aclarar que esta afirmación fue realizada cuando aún el barrio no había sido concluido, quedando resolver los detalles de terminación de las viviendas.

En cuanto al Barrio las razones se dividen entre aquellas que hacen referencia a las relaciones humanas y aquellas que se refieren a la calidad de vida.

Esto se traduce en sus respuestas:

  • “Estamos integrados”; “Mejoró la comunicación vecinal y la valoración entre nosotros”. “La gente es excelente”; “Hay una buena relación con los vecinos”.
  • “Queda todo cómodo, está en una buena ubicación”; “Es un lugar tranquilo”.

Se infiere de sus respuestas que uno de los factores más importantes y que hacen a la identidad vecinal como lo es la comunicación ha ido creciendo. Fortalecida ésta por valores de fraternidad y reconocimiento del “otro”.

 

En relación a las necesidades principales de las familias antes de ingresar al Proyecto la mayoría menciona la falta de comodidad, el espacio y la privacidad.

Así como también la necesidad de vivir en un ambiente saludable: “Necesitaba vivir en un ambiente sano, porque donde alquilaba había mucha humedad”.

También se encuentran las necesidades económicas que trae aparejado el vivir junto a otros núcleos familiares. “Gastaba en cosas que no eran propias de mi familia”. Así como también el “estancamiento” que produce alquilar y destinar gran parte del sueldo a ello. “No podíamos equipar la casa (muebles, TV., etc.) que por el alquiler no podíamos hacerlo”. “Tenía que esperar que mis hijas mayores me ayudaran a pagar las cosas”.

Éstas se repiten en las necesidades consideradas como secundarias.

Para la mayoría de los vecinos todas las necesidades padecidas son primarias, de ahí la dificultad de establecer diferencias entre unas y otras.

 

Se respondió con una frecuencia considerable que las mismas no eran resueltas… “nos acomodábamos”.

Algunos, en referencia a la necesidad de espacio y comodidad, sostenían que: “Nos arreglábamos con muebles divisorios (…) dormíamos con ropa, por los chicos”. En cuanto a lo económico: “Trabajábamos e íbamos priorizando gastos”.

 

Entre las necesidades que tienen ahora, viviendo en sus casas, mencionan: “Cercar la vivienda y la parte de adelante”; “Los servicios” (ya que al momento de realizar la entrevista todavía no se habían extendido las redes) y la mayoría dice no tener “Ninguna”.

Como se observa, se ha modificado el patrón de las mismas, siendo éstas de proyección y mejora de la calidad de vida, acotándose la diversidad que se notara en las respuestas de las necesidades anteriores al Proyecto.

 

En cuanto a la pregunta sobre las expectativas con respecto al Plan de Viviendas se obtuvieron una amplia gama de respuestas que tienen como base común el deseo de concreción. A su vez, la falta de las mismas en algunos casos, dan cuenta del descreimiento que vivencia la gente, de la cual un gran número había tratado de resolver su problema habitacional en otros planes (de organismos privados o estatales) sin hallar respuestas concretas o viables en el tiempo.

Uno de los vecinos sintetiza lo expuesto en la siguiente expresión: “Al principio no creía que se iba a concretar, cuando se hizo el fondo rotativo de materiales (primera propuesta de Ser Comunidad para iniciar la construcción de la idea originaria de “Lotes con Servicios”) no participamos porque pensábamos que no iba a llegar a ningún lado. Cuando vimos nuestro terreno confiamos más”.

También se mencionó el residir en las viviendas en el mes de mayo del corriente año o que se iba a establecer una mayor organización entre los vecinos a partir de la Asociación Civil.

Los vecinos coincidieron en que las expectativas fueron cumplidas y que fueron superadas, exceptuando la última mencionada precedentemente.

 

Las nuevas expectativas que surgen a partir del cambio de casa y de Barrio guardan relación con lo comunitario y las relaciones interpersonales entre vecinos, resultante de las acciones mancomunadas para la ejecución de objetivos e intereses comunes:

  • “Que en el salón comunitario se organicen tareas donde todos participemos, para reforzar los lazos de solidaridad”
  • “Mejorar el Barrio: constituir una sociedad de fomento, hacer una plaza, arreglar la zona de las vías”
  • “Poder mejorar el aspecto de las viviendas, de la comunidad en general: veredas, árboles, alumbrado”
  • “Lograr consolidar un Barrio solidario”

 

Participación y lugares de procedencia

 

La mayoría de los vecinos que respondieron la entrevista coinciden en que, antes de mudarse al Barrio, vivían con otros familiares, en construcciones improvisadas en terrenos cedidos por padres o suegros.

Otros respondieron que vivían en casas cedidas y otros que alquilaban.

Ninguna de las situaciones nombradas se mantuvo por menos de un año, extendiéndose el rango de tiempo entre dos años y toda la vida.

 

Algunas familias tienen familiares que son parte del Proyecto: hermanas, cuñados, madres, suegras, etc.

 

La mayoría de las familias antes del Plan de Viviendas no participaba de ningún grupo. Sólo dos respondieron que lo hacían en Iglesias y juntas vecinales.

En cuanto a la participación en este Proyecto, todos, exceptuando uno, dijeron sentirse bien en el grupo que lo llevó adelante.

Lo argumentado tiene que ver con la participación, con la escucha de opiniones  y con el acompañamiento por parte de los Trabajadores Sociales; así como también por la preocupación por las situaciones particulares de cada vecino y su familia.

 

Cuando se indagó si se encuentran participando de nuevos grupos la mayoría respondió que sí, aludiendo al Proyecto y las propuestas de reuniones entre vecinos como “Nuevos Grupos”. “Allí hablamos de los que nos pasa, de nuestras necesidades”; “Planificamos las reuniones, los Trabajos Comunitarios”.

 

Para un gran margen de vecinos la experiencia de participación es nueva.

 

4.2.  DIMENSIÓN PARTICIPACIÓN

 

4.2.1.a. modificación de los vínculos familiares en lo comunitario barrial.

 

Todas las familias entrevistadas (siete en total) formaron parte del proyecto desde el comienzo del mismo, realizando dos tareas fundamentales, una de ellas referida a la participación en asambleas y la otra en el proceso autoconstructivo propiamente dicho.

En cuanto a las asambleas, si bien eran de carácter obligatorio, muchas de las familias se ausentaban. Por esta razón, en asamblea se acordó sancionar a aquellas familias que tuvieran tres ausencias a las mismas. En el caso de que eso ocurriera serian dadas de baja del proyecto.

Sin embargo la participación a las asambleas de las familias entrevistadas se debió no al temor de la sanción sino por “la posibilidad de tener mi casa” “la falta de vivienda”,” el resultado es un beneficio para todos”. Es decir que el motivo principal de la concurrencia de las familias fue por la posibilidad de ver que era muy posible concretar  “el techo propio”.

 La otra tarea fue en la construcción de su propia vivienda. Si bien el proyecto tenía un carácter auto constructivo, la realidad laboral de las familias con las que trabajamos y la falta de capacitación en el oficio, les impedía en general realizar esta tarea[3] por lo que ellos se tuvieron que hacer cargo de buscar a sus albañiles.

Otros espacios de participación del proyecto estuvieron dados por:

-          los trabajos comunitarios (los fines de semana o bien para el cuidado de la obra),

-          la participación en el cuerpo de delegados (dos por manzana)

-          las reuniones mensuales por manzana.

-          Etc.

 

 

DINAMICA FAMILIAR.

 

Las relaciones en el seno de las familias no han sufrido modificaciones en cuanto a las responsabilidades que debían asumir tanto el hombre como la mujer. Todos coinciden en señalar al respecto que los roles no eran  diferentes de cuando vivían en la anterior vivienda: “sigue todo igual”; “las decisiones son compartidas”; “siempre nos manejamos de la misma manera”.

Lo que si se ha podido observar es como han cambiado la percepción que tienen del otro: “reconocemos el esfuerzo del otro”,” aprendimos a valorar mas  la solidaridad”, y en relación con la pareja “en parte nos unió mas……”

 

 

Titularidad de la vivienda.

 

Un dato a tener en cuenta es que en un gran porcentaje de los beneficiarios, la titularidad del inmueble la poseen las mujeres[4]. Esto se debe, según a las afirmaciones de los vecinos entrevistados, a diferentes motivos: “porque ella encaró el tema” “porque yo trabajo”, desde el principio fue ella la que asistió a las asambleas”. Creemos que es interesante mencionar que una gran parte de los hombres no confiaban en la posibilidad de lograr la vivienda y es por ese motivo que las mujeres tuvieron la iniciativa y la constancia de participación en el proyecto.

 

 

4.2.1.b formas de participación en el proyecto

 

En relación a si alguna de las familias es socia activo de la organización que ejecutó el proyecto (Asociación Civil Ser Comunidad), en su totalidad los entrevistados respondieron a este punto no saber o no contestar. En realidad ninguna de las familias forma parte de la misma. Esta se conformó antes del inicio de este proyecto y por otra parte los vecinos sienten que no hay una apertura para que los vecinos formen parte de la misma.

Todas las familias participaron en la construcción de las viviendas, pero la motivación de cada una es diversa.

Con respecto a la toma de las decisiones, los vecinos entrevistados consideran que han tenido una cuota muy mínima de participación efectiva, tanto como para participar en el diseño de la vivienda -en donde el total de los vecinos respondieron que no participaron ni decidieron acerca del diseño de la vivienda- como en lo que respecta a las demás responsabilidades que se daban en el proyecto. Al respecto:

-          ”tenemos una mínima participación con respecto a la toma de decisiones. Pero hay mas participación que en otros proyectos”,

-          “ahora las decisiones las toman ustedes, nosotros podemos opinar, pero ustedes deciden”, 

-          “mi responsabilidad es asistir a las asambleas y reuniones de delegados, pero ustedes decidían. Algunas cosas decidíamos a través del voto, pero en las decisiones más importantes ustedes…..los temas van a la comisión directiva”

Con respecto a la participación del diseño de la vivienda, desde Ser Comunidad, lo que se propuso fue un espacio en donde cada vecino podía ver como iba a ser su vivienda, pero en el diseño en si solo participaron  arquitectos, solo se generaron algunas posibilidades de intervención objeciones con respecto a las medidas del baño y alguna habitación. Se reviso y luego se volvió a mostrar las modificaciones realizadas.

Creemos que es importante mencionar que fue muy difícil en una primera instancia que las familias opinaran acerca del diseño de la casa. Quizás no se trabajó bien este aspecto de participación para que se sintieran en igualdad de condiciones para opinar.

 

4.2.1.c. Participación en espacios públicos.

 

Las familias entrevistadas han formado parte de algunas organizaciones, como ser: biblioteca popular, centro vecinal, cáritas parroquial, iglesia evangélica.

En este nuevo proyecto todos los entrevistados coinciden en que participan con frecuencia de la organización barrial. En cuanto a las razones, mencionan “es un beneficio para todos”,”compromiso de retribuir lo que hicieron por nosotros”, “porque nos gusta y deseamos hacerlo”, “porque es para el bienestar del barrio”, “porque quiero tener mi casa”.

El hecho de que algunos vecinos tengan una trayectoria de participación ha motivado de manera positiva en otros la participación en las asambleas y las reuniones por manzana ya que su postura ente el proyecto no fue pasiva, por el contrario: fueron los que mas cuestionaron y debatieron aquellos temas que los afectaba directamente.

 

 

4.3.  DIMENSIÓN CARACTERÍSTICAS DE LA RED SOCIAL

 

4.3.1.a identificación de los individuos y familiares con lo colectivo barrial.

 

De los vecinos entrevistados cinco de ellos mencionan tener amigos en el nuevo barrio; los conocieron en su mayoría  por  los trabajos comunitarios, por haber “compartido herramientas y turnos de sereno”, y actualmente comparten

”lo que podemos”, “charlas informales”, “reuniones, encuentros informales, el objetivo de la vivienda”.

 En relación a aquellos vecinos que mencionaron no tener amigos en el nuevo barrio manifestaron que “todavía no tenemos vínculo con nadie”, “hace muy poco que nos mudamos”.

En relación a la unidad de las familias todos los encuestados mencionan que consideran que se encuentran unidos ya que “se comparte desde herramientas hasta charlas”, “nos reunimos y comentamos los cambios y las mejoras”, “todos buscamos lo mismo y queremos salir adelante, estamos en la misma”. Este ha sido uno de los logros mas importantes que tienen relación directa con lo que se quiere generar, mas allá de la vivienda en si misma: una comunidad en donde una vez que los técnicos no estén presentes, los beneficiarios sean protagonistas de su destino uniéndose y luchando por generar un espacio barrial donde puedan vivir dignamente.

 

 

4.3.1. C Percepción respecto a la integración social.

 

Es interesante la percepción que cada vecino ha logrado en relación con la comunidad que se está gestando y la sociedad en la que vive. En la totalidad de ellos se sienten como parte de la misma:

-          ”me siento un integrante mas”,

-          “integrada, incluida”,

-          ”como un miembro mas, preocupada por la sociedad, por las cosas que pasan. Siento que ahora tengo mas responsabilidades para con la sociedad”

 

Se observa como a pesar de que ellos en este momento han accedido a la vivienda, no por ello han cambiado su percepción respecto de la pobreza:

-          “el hecho de que tenga vivienda no significa que no sea pobre o que cambie la pobreza social”,

-          “la pobreza sigue existiendo, yo también sigo siendo pobre, nada mas que tengo un techo”.

 

En cuanto a lo que los beneficiarios sienten en relación a como enfrentar la situación social, algunos consideran que “se pueden obtener mejores resultados” con la participación, otros consideran que “la situación es la misma con la diferencia que tenemos un proyecto que te da vida”.

 

 

4.4.  DIMENSIÓN DESARROLLO ORGANIZACIONAL

 

Los entrevistados, en la mayoría de los casos, no han cumplido un mes de residencia en su nueva casa – nuevo barrio (las viviendas que no están habitadas todavía no ha sido terminadas en su totalidad, y no cuentan con los servicios). Esta consideración es de suma importancia, por dos motivos:

  • Dado el breve tiempo en que las familias llevan viviendo en la nueva vivienda, y que el barrio todavía no ha sido inaugurado; tomamos como referencia, en esta subdimensión, al cuerpo de delegados que funciona como apéndice de “Ser Comunidad”.
  • Por el mismo motivo, no existe un vínculo con alguna organización de base u organizaciones secundarias, salvo aquellas que estuvieron relacionadas con “Ser Comunidad”, como es el caso de la escuela[5] y una cooperativa[6].

 

Interpretación de datos

 

Las consideraciones anteriores denotan porqué los beneficiarios entrevistados no conocen ni están integrados a las organizaciones comunitarias existentes en el barrio.

En lo que respecta a “Ser Comunidad” y al cuerpo de delegados, se revela un amplio nivel de participación, con una impronta un tanto paternalista al comienzo del proyecto; y en algunas instancias marcadas por la coerción[7]. La visión que realizan algunos vecinos con la primera afirmación, permite corroborar dichas lecturas: “Los primeros delegados fueron elegidos por la asociación (aludiendo a  Ser Comunidad)”. Lo que da por entendido, que dichos delegados no fueron elegidos a través del voto.

Los espacios de participación merecen una distinción sobre el funcionamiento, y que se cristalizaron a lo largo de la ejecución del proyecto:

  • Asambleas: asumieron un carácter meramente informativos. Solo en raras oportunidades se debatió, pero sin que todos los vecinos lleguen con el mismo nivel de conocimiento para negociar dichas propuestas.
  • Reuniones por manzana: su funcionamiento fue más dinámico y deliberativo. Aquí se eligieron, a través del voto y cada seis meses, los delegados de cada manzana; cuya función es revocable de acuerdo a la concreción de las expectativas que los vecinos tengan de los mismos.
  •  Trabajos comunitarios: este espacio facilitó la consolidación de los lazos de solidaridad y el sentido de pertenencia, que al principio tuvo un gran poder de convocatoria, y que luego sufrió un reflujo (actualmente asisten, pese a ser obligatorio, un grupo reducido de vecinos[8]).
  • Cuerpo de delegados: existió una notable ausencia de interlocutores validos[9] para actuar activa y críticamente en la toma de decisiones. Esto es, desmotivados y sin capacidad propositiva en función de sus propios intereses. Las funciones que representaron, más que vincular y representar los intereses del los vecinos de cada manzana, estuvieron asociadas a las necesidades del proyecto. Esto se visualiza, entre otras cosas en que en varias oportunidades el cuerpo de delegados actuó como un apéndice de “Ser Comunidad”ante los vecinos.

Sin embargo el cuerpo de delegado sirvió también como canal de expresión del reclamo y planteo de los vecinos ante ciertas dificultades. En cierto sentido fue un “termómetro” de la marcha del proyecto entre los beneficiarios.

 

Tal cual lo expresado al inicio del proyecto, los espacios de participación (asambleas y trabajos comunitarios) eran de carácter obligatorio. Por ello, y frente al incumplimiento reiterado por parte de algunos y luego de reiterados llamados de atención e invitaciones a la reflexión, se comenzó a sancionar los incumplimientos reiterados con sanciones económicas de 20$ y 40$, cuya recaudación fue utilizada para pagar a los serenos del barrio. En casos de faltas graves, se apelaba a la exclusión del proyecto, que se dio sólo en un caso[10].

Estas normativas, si bien fueron dialogadas y acordadas en asambleas a propuesta de Ser Comunidad, las mismas no fueron aprobadas por unanimidad. Hubo vecinos e inclusive algún técnico que disintieron con la sanción disciplinaria mencionada.

Uno de los entrevistados, con respecto a la participación, y en relación a las propuestas presentadas y el nivel de concreción de las mismas, afirmaba en positivo, y fundamentaba: “porque sino se los castiga con una multa. Lo hacen por miedo. Pero no todos lo hicimos por eso.”

                 

En lo que respecta a las propuestas presentadas como más relevante, encontramos: los servicios, la autoconstrucción y la participación comunitaria. En cuanto al primero, esta asociado al déficit cualitativo (servicios públicos tales como: luz, agua, cloacas y gas) y que hoy su acceso está considerado esencial para alcanzar niveles mínimos de bienestar: “Porque mejora la calidad de vida…”; “es básico para cualquier casa”. En el segundo caso, esta relacionado con poder constatar el cómo y con qué se avanza en la construcción de la vivienda; y con la posibilidad de utilizar estos espacios para el encuentro entre vecinos a través de tareas de ayuda mutua, como se pudo registrar en la obra.

Uno de los entrevistados, lo sintetiza de la siguiente manera: “se verifica la calidad de la construcción. Para conocernos entre los vecinos”.

Las propuestas que se presentaron al Estado (en este caso, Municipalidad) y al sector privado (servicios), fueron negociadas por la Comisión Directiva sin la participación de los vecinos.

Las respuestas ofrecidas por los entrevistados, están asociados a identificar a la Asociación Civil, como la organización destinada a representar sus intereses.

Aquí se manifiesta un cierto déficit por parte del equipo técnico social, en no haber desarrollado o potenciado capacidades y habilidades, para la organización: el cuerpo de delegados, que acompañen con propuestas válidas el proceso de negociación con los organismos públicos y privados.

No obstante, cabe aclarar, que la complejidad de la operatoria, la escasez de tiempos (un proyecto ejecutado en año y medio), y la cantidad de beneficiarios de este proyecto en particular, hace muy difícil generar desde el inicio del proyecto auténtica participación, es decir un protagonismo que lleve a los beneficiarios a ser sujetos activos de propio desarrollo comunitario.

 

 

 

5. ASPECTO FORTALECIMIENTO DE CÁRITAS 

 

5.1. DIMENSIÓN MOVILIZACIÓN DE LOS RECURSOS SOCIALES

 

En cuanto a los acuerdos logrados con los beneficiarios durante la ejecución del proyecto, fueron varios como ser:

- elaboración de un reglamento general de obra (que fue trabajado en reuniones por manzana y puesto a consideración para su aprobación definitiva en asambleas, para luego ser elevado a la Comisión Directiva de Ser Comunidad para su aprobación final.

Cabe aclarar que dicho documento escrito fue tenido en cuenta al momento de hacer respetar ciertos acuerdos establecidos.

- puesta a consideración del prototipo de la vivienda. Al respecto cabe aclarar que existieron dos prototipos que se discutieron, ya que el primero fue objetado por los técnicos de Cáritas Argentina y no convencía mucho tampoco a la Comisión Directiva de Ser Comunidad.  No obstante cabe aclarar que hubo una disasociación entre el resultado esperado y el impacto logrado respecto de la participación de los vecinos en este sentido. Al respecto, se discutieron los diseños con los vecinos, los cuales en las reuniones no manifestaron grandes disidencias (salvo las dimensiones del baño que se tuvieron en cuenta) aunque varias semanas mas tardes algunos trajeron sugerencias, que llegaron tarde debido a la celeridad para presentar la carpeta técnica a las autoridades nacionales.

 

También se realizaron con instituciones acuerdos previos a la ejecución del programa, como ser:

-          acuerdo de transferencia de la tierra entre el programa nacional Arraigo, Municipalidad de Ba. Blanca (M.B.B.) y Ser Comunidad.

-          Convenio ente MBB y Ser Comunidad para la apertura de calles, extensión de las redes de servicios básicos, movimiento y compactación de suelos, mensura. Esto fue convalidado por ordenanza  y decreto municipal.

-          Participación de las entidades sociales más representativas nucleadas en el por entonces “Consejo Distrital de Políticas Sociales” para la conformación de los listados de titulares y suplentes del proyecto.

-          Acuerdos con la sociedad de fomento del sector para revisar detalles del proyecto, a sugerencia de estos.

 

Salvo el último, el resto de estos acuerdos se realizaron por escrito.

 

 

 

5.2. DIMENSIÓN CARACTERÍSTICAS DEL ENFOQUE Y/O CONCEPCIÓN DE LA ASOCIACION CIVIL SER COMUNIDAD

 

En cuanto a los componentes asistencialistas que intervinieron en la operatoria (es decir sin la participación de los beneficiarios) se puede mencionar que en general es difícil generar auténtica participación en un proyecto con tantos beneficiarios.

Las asambleas, que tendrían que ser deliberativas, se terminan convirtiendo la mayoría de las veces en espacios informativos (impacto negativo de un resultado esperado). Es difícil trabajar el consenso con cien personas a la vez y con temas tan variados y densos.

 

En lo que se refiere a los componentes de promoción social que intervinieron en el proceso podemos mencionar la creación de un cuerpo de delegados que permite una mayor e intensa interacción con los vecinos, el cuidado conjunto de los bienes de la obra, la organización de la seguridad de la obra. Los trabajos comunitarios voluntarios de algunos fines de semana, etc.

 

 

 

5.3. DIMENSIÓN ADMINISTRACIÓN DE RECURSOS

 

Los recursos fueron administrados por el tesorero y presidente de la Asociación Civil Ser Comunidad, apoyados a su vez por dos empleados administrativos y la colaboración de los asistentes sociales en algunas tareas concretas.

Se logró un equipo de administración y una organización que superó las expectativas iniciales.

Se logró una buena administración de los recursos (que llevó a terminar las viviendas sin que faltara nada de lo previsto) gracias a la organización de concursos de precios donde participan en promedio unas diez empresas en cada uno de ellos. Dichos concursos fueron presenciados la gran mayoría de las veces por representantes de las firmas comerciales y de los beneficiarios.

En cuanto a los mecanismos utilizados para la selección de los proveedores y las posteriores contrataciones, los pasos fueron los siguientes:

a-) convocatoria al concurso de precios de todos los comercios posibles.

b-) apertura de pliegos y registro de ofertas.

c-) solicitud de materiales posibles de ser comprado, para análisis y cotejo de calidades.

d-) elaboración de orden de compra con el compromiso de depósito de materiales en los comercios hasta su entrega en obra por parte de estos.

 

Cabe aclarar que sólo se tuvo inconvenientes en la compra de las mesadas de granito, puesto que las dos empresas que ganaron no cumplieron en tiempo ni en forma con lo acordado.

 

En lo que hace al recupero de fondos, si bien aún no se concluyó el sistema de recupero a implementar, ya se han dados algunos pasos, a saber:

- se fue sondeando en las reuniones de manzana posibles montos de cuotas, las cuales varían de acuerdo a las posibilidades de los beneficiarios (irían entre 25 y 100$)

- con consulta al equipo técnico, la comisión directiva prevé (por experiencias previas) implementar un sistema de incentivos en el pago tales como:

      * Aquellos que al mes 11 tengan todas las cuotas pagas, se le condonaría el mes 12

      *  Se está estudiando incorporar otro estímulo, pero por manzana (por ejemplo la manzana que logra que todos sus vecinos lleguen a pagar 6 cuotas en el año, se le condona a todos una cuota)

      * Se prevé incorporar en los boletos de compra-venta una cláusula de ajuste sencilla, como por ejemplo valorizar la casa en cantidad de bolsas de cemento.

 

El pago de la vivienda se acordó que se hará una vez que los vecinos ocupen las viviendas. Mientras tanto se propuso en asamblea un sistema de ahorro previo de 25$, para generar un fondo para que puedan disponerlo aquellos vecinos que en el futuro por problemas económicos no lleguen a pagar en un año las 11 cuotas y puedan acudir a dicho ahorro para cumplimentar su responsabilidad y así beneficiarse con el obsequio de la cuota 12.

Actualmente el ahorro previo lo están pagando con un sistema de chequera en una cadena de supermercados de la ciudad, de fácil acceso para el vecino.

 

5.4. DIMENSIÓN CAPACIDADES INSTALADAS EN LOS EQUIPOS LOCALES

 

La parte social del equipo técnico participó de un curso anual brindado por el Instituto Provincial de la Vivienda, antes de comenzar con la operatoria. Además participó de todas las jornadas organizadas por el área vivienda de Cáritas Argentina.

En general costó bastante la integración de las áreas técnico-social y técnico-constructivo del proyecto, aunque con el devenir del mismo varios aspectos fueron mejorando. Sin embargo no se llegó a funcionar como equipo deseado.

No obstante todo el equipo técnico (áreas social, constructiva y administrativa) evalúa como muy positiva la experiencia por el aprendizaje logrado.

 

 

 

6. ASPECTO CARACTERÍSTICAS DE LA POBLACIÓN

 

6.1. DIMENSIÓN SALUD

 

6.1.1. Subdimensión Condiciones sanitarias en la población infantil

 

En general no se han detectado problemas de desnutrición entre la población infantil meta.

Por lo que se ha llegado a conocer, en general la población infantil recibe controles de crecimiento y vacunación.

 

6.1.2. Subdimensión Prestaciones de salud 

 

La accesibilidad de la población meta a los centros de salud es buena.  En las inmediaciones hay sala médica existe una línea de colectivos que lleva directamente a la población a los centros de salud de importancia.

En cuanto a la sala médica barrial la misma cuenta con variados servicios, como ser: ginecología, pediatría, clínica, psicología, odontología,, psicopedagogía, enfermería y anáisis clínicos. Hay servicios que se prestan gratuitamente y otros que deben ser pagos, puesto que no son prestados por el municipio sino por la sociedad de fomento (propietaria del edificio donde funciona la sala M.). Cabe aclarar que algunos beneficiarios han manifestado no poder pagar algunos de dichos servicios.

La sala médica posee un equipamiento de salud básico.

En dicho espacio se brinda además charlas y se hacen publicidades sobre la prevención de algunas enfermedades, plan de vacunas, etc.

El servicio de salud mencionado es sostenido por el municipio.

 

 

 

6.2. DIMENSIÓN EDUCACIÓN

 

6.2.1. Educación formal

 

A la fecha no se dispone de datos precisos sobre el nivel de educación formal de los beneficiarios. Sólo se sabe que el 4,6% de los titulares son analfabetos.

En cuanto al acceso al nivel terciario/universitario, se observa que es bastante restringido, apenas un 1% de los beneficiarios titulares han tenido esta posibilidad.

 

6.2.2. Educación no formal

 

Tampoco se observa existir en el barrio un porcentaje medianamente importante de mano de obra no calificada.

 

 

 

7. CONCLUSIONES

 

El proyecto constructivo “114 viviendas, Barrio San Martín, Bahía Blanca” ejecutado localmente por la Asociación Civil Ser Comunidad en el marco del “Programa Nacional de Viviendas –Caritas” es evaluado por la entidad responsable local de la experiencia, por el equipo técnico y por propios vecinos, como algo altamente favorable.

Al respecto cabe aclarar algunas ventajas que tiene el programa, en relación a otras operatorias llevadas adelante en la ciudad por los miembros de dicha asociación, con fondos del Instituto Provincial de la Vivienda (IPVBA)

 

-          Celeridad en la recepción de las partidas de dinero, que simplifica mucho la administración de la obra, además de reducir enormemente tensiones con los beneficiaros, entre otros.

-          Posibilidad de contar con un subsidio para “dar ritmo” al componente autoconstructivo de los beneficiarios o permitirles “tercerizar” parte de su responsabilidad cuando el tiempo o las capacidades le impiden hacerlo.

-          Posibilidad de realizar alguna cobertura legal, como ser la contratación de seguro por accidentes de trabajo para los implicados en la tarea.

-          Control y seguimiento en la aplicación de fondos en todas las instancias, lo cual da “tranquilidad”a la unidad ejecutora del proyecto por el manejo de fondos que realiza.

-          Respuesta rápida y completa al déficit habitacional que padecen tantos habitantes del país.

 

Por otra parte, el intenso ritmo de obra del proyecto impide trabajar de manera intensa la dimensión comunitaria del proyecto. Por lo tanto es un desafío pendiente que queda a este y a otras operatorias similares generar al finalizar la faceta constructiva un proyecto que abarque  el aspecto social del proyecto, para consolidar la cohesión comunitaria, el arraigo y la participación de los beneficiaros, para que sean protagonistas de la comunidad naciente en la línea de la promoción humana.

Equipo técnico responsable de la investigación y  redacción:

Lic. en Trabajo Social Stella Maris Navarrete
Asistente Social María Belén Felix
Asistente Social Gastón Orellana Murad
Lic. en Trabajo Social Diego Ernesto Fonseca


[1] Los datos estadísticos que aparecen en el capítulo introductoria fueron extraídos de tres encuestas realizadas a todos los beneficiarios del proyecto. Se utilizó también el registro periódico realizado por los asistentes sociales en su tarea cotidiana.

[2] Para la realización de los puntos 1 al 6 se aplicaron veinte cuestionarios de tres tipos, destinados a beneficiarios que ocupaban las nuevas viviendas (siete) y el resto a parte del equipo técnico y miembros de la comisión directiva.  Al momento de realizar el presente informe todavía el barrio no estaba inaugurado, viviendo en el mismo solamente ocho familias que cumplen funciones de cuidadores.

Los datos estadísticos que se presentan principalmente en gráficos fueron extraídos de en los instrumentos técnicos mencionados en la nota 1.

[3] Como se señaló al principio del tabajo, sólo en un 6,14% de las familia, los jefes de hogar se autoconstruyeron desde el principio al final. Y un 13,15% se autoconstruyó en algún momento de la obra, pero como ayudante, no como oficial albañil.

 

[4] En esta realidad hay que reconocer que del total de titulares, el 31,5% son mujeres cabeza de hogar.

[5] Actualmente utilizamos la infraestructura de la escuela para adultos “CENS”, para la atención de las familias involucradas con el proyecto y donde funcionan las asambleas vecinales.

[6] La cooperativa es una bloquera que prestó sus instalaciones para el acopio de materiales y un galpón para guardar las herramientas de trabajo. También cedieron una oficina que utilizamos como pañol.

[7] Al respecto, ver lo expresado en los puntos 5.2 y 7, entre otros.

[8] Según los datos registrados en los tres últimos trabajos comunitarios del año 2006, se presentan: agosto 35%, septiembre 22%, octubre 51%. Estos datos, en relación al nivel de asistencia, son relativamente bajos en comparación con los tres primeros trabajos comunitarios realizados en el 2004:

[9] Léase a aquellos que están en igualdad de condiciones para negociar políticamente durante el proceso de gestión.

[10] A propósito de este punto, en los antecedentes de este informe, se ofrece datos sobre los motivos de las bajas.

About these ads

Entry filed under: Experiencias. Tags: .

GUION PARA PESEBRE VIVIENTE Políticas Sociales de Vivienda Frente a la Crisis


Calendario

mayo 2009
L M X J V S D
    nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Most Recent Posts


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: